Psicoterapia Breve

En muchas ocasiones los psicólogos nos encontramos con que la gente que acude a consulta o pide cita para iniciar una terapia psicológica da por hecho que será un proceso muy largo, que se dilatará en el tiempo muchos meses o incluso años antes de poder conseguir mejorar y solucionar aquello que le trae a consulta.

Esta creencia, que por lo general es errónea, viene perpetrada por los estereotipos que vemos en películas, series, libros, etc, en las que a menudo se suele retratar un tipo de terapia: el psicoanálisis.

Si bien es cierto que cada enfoque psicológico tiene sus características individuales, y no hay uno mejor que otro, hay un tipo de terapia que intenta reducir al máximo la duración de la misma: La Psicoterapia Breve o Terapia Breve centrada en soluciones.

La terapia breve centrada en soluciones tiene una premisa:

“Se realizará el menor número de sesiones, pero todas las necesarias

Esto quiere decir que no todas las terapias que se lleven a cabo desde esta perspectiva tendrán la misma duración. Apostar por la terapia breve no significa intentar a toda costa realizar pocas sesiones. Depende del caso, de la historia, de lo que el paciente ponga de su parte, de las técnicas que utilice el profesional, etc. Es importante remarcar que el acortamiento de la intervención no significa que se reduzca su eficacia. Lo primordial es que aquello que le lleva a consulta se solucione, aunque si puede ser en 5 sesiones en vez de en 10…¡mejor!

Pero…¿cuál sería el interés en reducir el número de sesiones y la duración de la terapia?

Desde el punto de vista de la Terapia Breve, minimizar la duración de la terapia tiene muchos beneficios:

  • Para el paciente/los pacientes sería algo deseable, puesto que todos queremos solucionar nuestro malestar (ya sea físico o mental) lo antes posible. Consiguiendo un resultado exitoso en menor tiempo, el paciente podrá recuperar un funcionamiento satisfactorio en todos los ámbitos de su vida antes. Además, visitando durante menos tiempo a un profesional de la salud mental se reduce el estigma social que, injustamente, muchas personas siguen sufriendo. Y finalmente, el gasto de dinero es menor, lo que a día de hoy puede ser determinante a la hora de decidir si acudir a terapia psicológica o no.
  • Para el terapeuta, una terapia breve permite que una persona que acude a terapia recupere antes su competencia personal para funcionar de forma autónoma sin ayuda profesional, lo que se traduce en que consigue antes su objetivo. Además, si las intervenciones son más cortas puede permitirse atender una mayor demanda y, de esta manera, aprovechar mejor los recursos profesionales existentes.

Sí, puede que tenga beneficios para todos. Sin embargo ¿cómo es posible que sea exitosa reduciendo el tiempo de intervención?

Antes de nada hay que matizar que una terapia no será exitosa solamente por el tipo de enfoque o por las técnicas que se utilicen. Hay que tener en cuenta que es muy importante la relación que se cree entre el terapeuta y el paciente. Además, el/los paciente/s tienen que querer poner de su parte y participar activamente para conseguir cambios que les acerquen a su objetivo final.

Teniendo en cuenta esto, a continuación se presentan a grandes rasgos los motivos por los que la terapia breve puede ser exitosa:

  • Se centra en las soluciones en lugar de en el problema. En general el terapeuta sí conoce la problemática que lleva al paciente a consulta y el motivo por el que apareció. Pero en una terapia centrada en soluciones pura, no sería necesario si quiera conocerlo. En la terapia breve se puede conocer o no el problema, pero lo importante es la solución, el objetivo que se desea conseguir. Desde este tipo de terapia se asume que el problema no está presente todo el tiempo, se buscan excepciones. Así, poco a poco se va reduciendo el espacio que ocupa el problema en la vida del paciente, hasta que se obtiene el objetivo que previamente se ha pactado.
  • Se apuesta por crear una buena relación terapeuta-paciente. El éxito de la terapia depende en gran medida de esta relación. Por ello, en este tipo de terapia se le da mucha importancia a conseguir que esta relación sea la adecuada para el correcto desarrollo de la terapia.
  • Las técnicas que se utilizan facilitan el cambio. Cada psicólogo tiene un estilo diferente, y hay tantos estilos como personas, eso es un hecho. Pero desde este tipo de terapia hay una serie de técnicas, que el terapeuta adaptará a su estilo, que facilitan el cambio movilizando al paciente a la acción. Al final….es el cambio de cualquier situación que lo ha llevado a consulta lo que se desea conseguir.

La terapia breve consigue crear en el paciente una imagen real de futuro; un futuro donde el problema que lo lleva a consulta ha desaparecido por los cambios que él ha llevado a cabo. Una imagen esperanzadora y realizable.

Finalmente, es esta imagen la que impulsa al paciente a avanzar en el proceso terapéutico y a cumplir los objetivos en menor tiempo…a recuperar las riendas de su vida lo antes posible.

 


Libertad Clemente Leo
Nº Col. CL-4218

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *