¿Quieres estudiar Psicología?

 

Psicología es una carrera universitaria muy demandada en la actualidad. Aunque es una de las carreras y, a la postre, una de las profesiones más bellas que existen, hay gente que fija unas expectativas poco realistas antes de decantarse por esta carrera.

Los mitos de la carrera de Psicología

La Psicología cuenta con más visibilidad que hace unas décadas. Aun con ello, el desconocimiento que aún se tiene sobre esta formación y sobre esta profesión hace que se formen determinadas creencias que no se corresponden con la realidad. Aquí van algunas de ellas:

  • «Voy a estudiar Psicología para encontrarme a mí mismo/a«. No es que no lo hagas estudiando Psicología. El asunto es que es posible que lo hagas estudiando ingeniería aeronáutica, filología, biomedicina, higiene bucodental o auxiliar de enfermería. La mejor forma de «encontrarse» es elegir una formación que te guste, que te ayude a desarrollarte como persona y que te haga feliz.
  • «Doy buenos consejos, así que esta es mi carrera«. Si realmente ese es el criterio por el cual eliges Psicología como carrera, tal vez deberías no cerrarte a otras. Los psicólogos y las psicólogas no damos consejos. De hecho, nuestra profesión es tan sumamente complicada porque hemos de llevar a cabo intervenciones a través de diálogos socráticos (diálogos guiados con el objetivo de que las personas lleguen a conclusiones que le hagan evocar cambios a varios niveles). Lo fácil, de hecho, es dar consejos, pero los consejos llevan implícito algo que no se nos permite, y es que no podemos ni debemos imponer nuestro criterio al de cualquier persona, aunque sea con la mejor de las intenciones.
  • «Me gusta ayudar a la gente y soy de letras; esta es mi carrera«. No cabe duda de que la Psicología, como el resto de ciencias de la salud, es una disciplina humana, que requiere de cierta vocación. Pero a pesar de lo que mucha gente se cree, Psicología no es una carrera de letras. Emana de la Filosofía, por supuesto, pero la carrera como tal tiene asignaturas de anatomía, fisiología o estadística. De hecho, la distinción entre «ciencias y letras» creo que es algo que empieza, por suerte, a quedar atrás.
  • «No soy nada sociable, así que la carrera me hará serlo». Por desgracia, esto no funciona así. Una cosa es que el paso por la carrera, como experiencia de vida, como un tiempo y un lugar en el que conoces a mucha gente, con muchos puntos de vista, en el que vas a sitios nuevos, etc. y otra, que el propio contenido de la carrera haga cambiar la base de tu personalidad.

Lo que sí te vas encontrar en la carrera de Psicología

Vistos los mitos y las creencias poco fieles a la realidad, la carrera de Psicología te va a aportar otras muchas cosas positivas, como estas:

  • La importancia del objeto de estudio. Esta ciencia estudia la conducta humana, que es tan sumamente amplia que ni estudiando toda nuestra vida podríamos comprender la conducta en todas las situaciones ni desde todos los prismas. Si estudias esta carrera vas a poder comprender muchos fenómenos de la condición humana que antes ni tan siquiera te habías planteado.
  • Aplicabilidad inmediata. Lo que estudies en la mayoría de materias vas a poder observarlo al salir a la calle, observando a la gente. Todo el mundo emite conductas, en un contexto lleno de estímulos, y la interacción entre las primeras y los segundos es algo que solo comprenderán quienes la hayan estudiado a fondo, es decir, los psicólogos y las psicólogas.
  • Curiosidad saciada a diario. Durante la carrera, es difícil que tengas un día en el que no aprendas algo nuevo, curioso e interesante. Eso es difícil en otras muchas carreras. Sin duda, es un potentísimo motivador más allá de calificaciones y exámenes.
  • Mucho donde elegir. Volviendo a aludir a la extensión del conocimiento psicológico, vas a ir estudiando materias que te van a empezar a llamar la atención y otras que vas a ir descartando. Lo bueno es que, probablemente pases por muchas fases en las que te apasione un ámbito concreto… hasta que descubres otro… y después otro… De tal manera que cuando decides que quieres ser psicólogo/a social, descubres la neuropsicología, y después la psicología del deporte, la psicología judicial…

Lo que te vas a encontrar cuando termines la carrera de Psicología

Se necesitan muchos psicólogos y muchas psicólogas. El estilo de vida occidental, junto con el modelo socioeconómico actual, amén de otras muchas circunstancias, hacen del profesional de la psicología una figura del todo necesaria.

Pero ahora, volvamos a la realidad. Por desgracia, esta carrera no goza de un prestigio, un recorrido o un reconocimiento social suficientes como para ser tenida en cuenta de la misma forma que otras. A modo de efecto dominó, el no ser una carrera muy reconocida hace que no sea considerada por las administraciones públicas como prioritaria a la hora de invertir en ella para desarrollar proyectos con los que mejorar la calidad de vida de las personas, al menos en relación a otras disciplinas o ámbitos.

Este contraste se traduce en que cada año miles de estudiantes de psicología se convierten en titulados/as. El nivel de competencia es muy alto, y además, para poder ejercer la psicología en el ámbito clínico (o general sanitario) no basta con la carrera, sino que has de hacer el Máster de Psicología General Sanitaria o, en su caso, obtener plaza para realizar la residencia de cuatro años del PIR (Psicólogo/a Interno/a Residente). Si no tienes ninguna de las dos, no puedes realizar las funciones propias de un psicólogo en consulta, tal como el 85% de los y las estudiantes de la carrera pretenden.

Pero existen muchísimas formaciones complementarias que, si bien no están encuadradas en las actividades de ámbito más clínico, también te permiten desarrollarte como psicólogo/a en un ámbito determinado. La psicología forense, la psicología del deporte o la psicología social son algunos ejemplos.

A pesar de que el panorama no es muy alentador, conviene no desistir si tienes claro el ámbito de la psicología al que quieres dedicar tu trabajo. De hecho, lo bueno de tener obstáculos es que te van a permitir evaluar tu motivación por conseguir tus objetivos.

Finalmente, a pesar de todo, te invito a que estudies esta preciosa carrera. No porque te vaya a hacer cambiar, ni ser mejor persona, ni leer la mente de nadie, sino porque es una de las profesiones que más puede ayudar a las personas, y que más responsabilidad conlleva.

 


Alberto Álamo
Nº Col. AN08736

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *