Qué es un psicólogo y qué hace

El mundo de la psicología se ha encontrado históricamente asociado a multitud de mitos, prejuicios y falsas creencias, que han perpetuado el estigma de “ir al psicólogo”, asociando esto, a un estado de “locura” o bien, reduciendo la misma (la psicología) a una “cuestión de fe”. Muchos de estos clichés, todavía presentes en nuestra sociedad, ocasionan que algunas personas tengan fuertes resistencias a acudir a un psicólogo.  El objetivo del presente post es ayudar a comprender en qué consiste la figura de este y en qué puede ayudarnos, pero para ello; es necesario comprender el punto de partida: la psicología.

La Psicología, como tal, es la ciencia que se encarga de estudiar la conducta humana, entendiendo ésta; como un concepto que engloba cuestiones relacionadas con los procesos de aprendizaje, pensamiento, emociones y/o comportamientos. Desde la psicología, estudiamos tanto el desarrollo normativo y/o óptimo de determinados aspectos, como; aquellas situaciones problemáticas que puedan interferir en nuestro desarrollo adecuado. Así mismo, desde la vertiente más científica, disponemos de modelos explicativos de la conducta y de aquellas situaciones que puedan suponer una problemática, junto a técnicas adecuadas para la evaluación, el diagnóstico y/o su posterior tratamiento, además de estrategias eficaces, para la intervención.

Veamos, ahora sí, qué es un psicólogo, qué hace exactamente, en qué puede ayudarnos y cuando acudir.

Qué es un psicólogo

Al hablar de psicólogo nos estamos refiriendo a aquella persona, personal cualificado, que ha obtenido su título universitario (licenciatura o grado) en psicología. Dentro de la psicología como tal, existen distintas ramas y/o especialidades (clínica, social, educativa, laboral, comunitaria, etc.) pero, en lo que aquí concierne, nos vamos a referir a la vertiente más clínica. Se trataría de aquella persona, que, tras su licenciatura, ha realizado un máster en psicología general sanitaria y/o, su correspondiente habilitación de ésta, que le permite trabajar en el ámbito clínico privado.  El psicólogo clínico, como ya hemos comentado con anterioridad, está capacitado para evaluar, diagnosticar y tratar problemáticas de distinta índole que concierne a la psique humana.  El principal objetivo del psicólogo es que la persona adquiera las destrezas habilidades y /o recursos para hacer frente a su situación problema, así como, su correspondiente prevención de recaídas, para que esta logre una mayor calidad de vida.

Qué hace un psicólogo

Es importante comprender tal y como hemos comentado, que no es una cuestión de fe, sino que partimos de una ciencia que intenta dar respuesta y consta de distintos modelos explicativos hacia la conducta del ser humano. Tampoco damos consejos, ni leemos la mente, nos basamos en lo que hemos estudiado y lo que nos comunica el paciente, entendiendo este, como el principal agente activo de su proceso de cambio.

Partimos de distintas orientaciones como pueden ser: cognitiva, conductual, cognitivo-conductual, psicodinámica, humanista, gestáltica, etc. Estas distintas escuelas aportan su visión, pero todas, tienen el objetivo común de mejora de calidad de vida de sus pacientes. La psicoterapia como tal, es un proceso que implica cambio y que podríamos decir, a grandes rasgos, que consta de distintas fases:

  1. Demanda inicial: Es la primera toma de contacto entre psicólogo y paciente, generalmente se realiza por vía telefónica donde se recogen datos básicos de la persona y su motivo de consulta, el por qué quiere acudir a psicoterapia. Muchas veces lo que la persona verbaliza es simplemente un aspecto más de la complejidad de su situación.
  2. Fase de evaluación: Mediante entrevista y recogida de historia clínica, el psicólogo lleva a cabo la evaluación del caso, donde se pretende comprender qué nos ha llevado hasta la situación definida como problema actual.
  3. Fase de devolución y análisis del problema junto al paciente:  En esta parte del proceso, el psicólogo devuelve parte de los aspectos comentados y analizados con anterioridad, con el objetivo de hacer consciente y partícipe al paciente de su proceso de cambio. Cabe destacar que este es un agente activo y, por tanto, este será su rol en las sesiones de psicoterapia.
  4. Determinación de objetivos de tratamiento y plan de trabajo: Una vez comprendido que nos ha traído hasta aquí, se plantean objetivos de tratamiento que elaboran tanto paciente como psicólogo.
  5. Psicoterapia: Conocida como fase de trabajo donde se ponen en práctica los distintos objetivos estipulados con anterioridad. Se dan recursos y/o estrategias, el paciente se empodera y capacita para hacer frente a su día a día de forma autónoma.
  6. Prevención de recaídas: Es importante comentar previamente con el paciente, los estadios o procesos de cambio y contemplar la recaída, como un proceso más que no necesariamente lleva asociado “fracaso”, sino una señal más de su proceso, que hay que tener en cuenta y encajar.
  7. Alta/ Seguimiento: El alta se da cuando el paciente se encuentra con los recursos necesarios y evalúa que puede hacer frente su día a día, sin la necesidad de apoyo externo, es necesario facilitar la opción de posibles sesiones de seguimiento, la frecuencia de la mismas variará y será negociable entre ambos (tres, seis meses o un año) para ver cómo hemos seguido, transcurrido este tiempo.

Así mismo, el tiempo total del proceso terapéutico variará en función de la situación problema y del grado de cambio que tenga el paciente. 

En qué puede ayudarme

Ante cualquier situación donde la persona no se encuentre con las herramientas adecuadas para hacerle frente, como podrían ser, por ejemplo: situación de estrés, mala gestión emocional, proceso de duelo por pérdida de un ser querido y/o ruptura emocional, cambio de trabajo o despido. Ansiedad, depresión, estado de ánimo bajo, dificultades de aprendizaje, problemas de concentración y/o memoria, complejos, autoestima, asertividad, inseguridad personal y/o vital, habilidades sociales, timidez, etc.

Si te encuentras en una situación que no sabes como gestionar y te estás planteando iniciar un proceso terapéutico, te informamos que desde PSIKO, disponemos de un espacio habilitado para ti. Contamos con un amplio equipo de profesionales cualificados que estarán encantados de poder acompañarte durante tu proceso de cambio. ¡No temas pedir ayuda!

 


Verónica Vivero
Nº Col. COPC-19212

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *